Inicio > Quienes somos

Historia de la Institución

Institución "Juan XXIII" Granada

 

"La ciencia no sirve si no va unida  a una sólida piedad.."  (Juan XXIII)

                 

NACIMIENTO DE LA FUNDACIÓN "INSTITUCIÓN JUAN XXIII".

 

La España de 1964.

La dinámica de la población española desde el punto de vista social, registró en 1964 un movimiento migratorio interior que llegó a 498.203 habitantes. España estaba inmersa en sus Planes de Desarrollo que pretendían dar una transformación al país en lo económico y social. Millones de turistas visitaban nuestras costas buscando el sol de sus playas. El número de extranjeros residentes en España se elevaba en 1964, a 98.683, siendo el contingente más alto el de portugueses con 17.332 y el más bajo norteamericanos con 4.373.

La mayor masa migratoria procedía de la zona rural, dejaban el campo para emigrar a Cataluña y países como Alemania y Francia en busca de una vida mejor.

En 1964 Granada contaba con una población absoluta de 762.421 habitantes.

Alrededor del 30% de la población escolar estaba sin escolarizar. Alrededor de 9.000 niños estudiaban Bachillerato y unos 1.300 estudiaban en la universidad.

Concretamente en el barrio del Zaidín el estudio realizado por el profesor Cazorla arrojaba 5.800 niños sin escolarizar en el año 1963, en un barrio, que se cifraba su población en tomo a los 20.000 habitantes.

El espíritu de esta Ley 27/1964 de 29 de abril, sobre ampliación del periodo de escolaridad obligatoria hasta los catorce años, queda fielmente reflejado en el preámbulo de la misma:

"............El Plan de Desarrollo Económico-Social vigente incorpora a su programación el mayor esfuerzo realizado hasta el presente en nuestra Patria para lograr una proyección más amplia de las actividades educativas en beneficio de todos los españoles.

Tanto por lo que se refiere a la Enseñanza primaria como a la Media y /a Profesional en sus diversas modalidades, están menos previstos los créditos necesarios para que toda la población de menos de catorce años pueda tener acceso a los Centros docentes que proceda, según su capacidad intelectual, preferencias y aptitudes, o en su caso, el lugar de residencia. Está llegado, por tanto,  el momento de ampliar el periodo de escolaridad obligatoria, prolongando en dos años , ya que una mejor formación básica de todos los españoles constituye un supuesto indispensable para la solución de los problemas económicos y sociales actualmente planteados en nuestra Patria.

Con independencia de la enseñanza libre, siempre utilizable, y para facilitar en cualquier coyuntura la aspiración de quienes pretendan elevar su nivel cultural, se hace preciso regular legalmente el acceso a los estudios medios de los alumnos escolarizados hasta los catorce anos en Escuelas de Enseñanza Primaria, con lo que por otra parte, se favorece la posibilidad de impartir una educación de análogas características a todos los españoles............"

Los orígenes.

El comienzo parte de una idea de D. Rogelio Macías Molina, Fundador de la Fundación "Institución Juan XXTII".

Como él mismo dice

"...fue una inquietud y una necesidad de llevar la educación, la enseñanza, a aquellos barrios de Granada, como son los del Zaidín, La Chana y El Polígono de la Cartuja; que en los años 60, 64 en este caso, tenían poquísimos....colegios, algunas aulas en la parroquia, alguna institución que tenía incluso un pequeño colegio y nada más... Había miles de alumnos, de niños, sin escolarizar, sin tener posibilidad de recibir una enseñanza ni educación adecuada..."

"... A primeros del año 1964, yo reuní a un grupo de amigos, todos ellos, que yo consideraba, no solamente vinculados en la amistad sino en la sensibilidad para atender a los más desfavorecidos, aquellos que pasaban sin contar en la sociedad. Y les expuse, eran nueve amigos y yo diez, les expuse la conveniencia de terminar ya con nuestras quejas. « Hay que ver como está la juventud, etc...!», y comenzar a resolver problemas de los que nosotros nos quejábamos. Les propuse una fundación, una institución, algo que pudiésemos reuniendo fuerzas; no teníamos dinero, pero si temamos ganas de trabajar e ilusión para comenzar esto..."

"...Y quisimos en seguida hacer una fundación que pudiese ser clasificada como benéfico-docente por el M.E.C..."

El Barrio del Zaidín, tenía una gran cantidad de niños sin escolarizar y que deambulaban por las calles, sin poder asistir a clase. En el estudio realizado, a petición de D. Rogelio Macías, por el profesor Dr. D. José Cazorla, Director de la Escuela de Asistentes Sociales en aquellos años, arrojaba la cantidad de 5.800 niños sin escuela.

La escritura.

La escritura de creación de la Fundación fue realizada el veinte de febrero de mil novecientos sesenta y cuatro, por D. Antonio Moscoso y vila, Notario del colegio de Granada.

Reproducimos la misma:

NÚMERO QUINIENTOS TREINTA Y DOS

EN LA CIUDAD DE GRANADA, a veinte de Febrero de mil novecientos sesenta y cuatro.

Ante mi, DON ANTONIO MOSCOSO Y ÁVILA, notario del Ilustre Colegio de esta Capital, con vecindad y residencia en la misma, comparecen:

DON OBDULIO JIMÉNEZ OLMEDO, Abogado- Procurador, casado, con domicilio en calle del Arabia!, número noventa y cinco y documento nacional de identidad 23.365.419 DON RICARDO VILLA  REAL MOLINA, Licenciado en Letras con domicilio en Solarillo de Gracia, treinta y ocho, casado, con documento nacional de identidad 23.382.738 y DON ROGELIO MACÍAS MOLINA, célibe. Sacerdote, con domicilio en Alhóndiga, número trece y documento nacional de identidad 23.349.277

Todos mayores de edad y de esta vecindad. Tienen, a mi juicio, capacidad legal bastante para otorgar esta escritura de Fundación y dicen: Que han decidido establecer una Institución para fines exclusivamente benéfico-docente, lo que llevan a efecto por la presente escritura con sujeción a las siguientes:

CLAUSULAS

PRIMERA:- Con la denominación de "Institución Juan XXIII" se crea por los señores comparecientes una Fundación, cuya finalidad es la enseñanza gratuita principalmente media y profesional de la juventud.

SEGUNDA:- Tiene, por tanto, carácter privado, benéfico-docente y social; y todas las personas que ostenten el cargo de Patronos o representantes legítimos de ella, lo ejercerán con absoluta gratuidad.

TERCERA:- Goza de personalidad jurídica y en consecuencia podrá adquirir,  poseer, enajenar y gravar bienes muebles e inmuebles y realizar toda clase de actos de gestión, representación y administración sin intervención de ninguna autoridad, civil ni canónica, por acuerdo del Patronato

CUARTA:- Su domicilio se fija en Granada en cualquiera de los edificios que designe el Patronato de entre los que construya la Institución

QUINTA:- La Institución, para realizar sus fines benéfico-docentes y sociales, promoverá la construcción y funcionamiento de Centros de Enseñanza Media y Profesional y de preparación a los mismos, así como todas las obras que sirvan para los fines de la Institución.

SEXTA:- El gobierno y administración de la Fundación queda conferido al Patronato integrado por los diez señores:

DON JOSÉ MARÍA FONTBOTE MUSSOLAS, Catedrático de la Universidad de Granada.

SRTA. ASUNCIÓN LINARES RODRÍGUEZ, Catedrática de la Universidad de Granada

DON MIGUEL RODRÍGUEZ AGOSTA Y CARLSTROM, Catedrático de la Escuela de Bellas Artes de San Fernando y presidente del Consejo de Administración del Banco de Granada

DON MIGUEL OLMEDO MORENO, Abogado del Estado-Jefe en Granada.

DON ANTONIO FERNÁNDEZ DEL MORAL , Abogado y Director del Banco de Bilbao en Granada.

DON IGNACIO GÁRATE ROJAS, Arquitecto.

DON OBDULIO JIMÉNEZ OLMEDO, Abogado-Procurador

DON IGNACIO LÓPEZ MARÍN, Médico-oculista

DON RICARDO VILLA REAL MOLINA, Licenciado en letras y profesor de Enseñanza Media

DON ROGELIO MACÍAS MOLINA, Sacerdote.

Desempeñará el cargo de Presidente la Srta. Asunción Linares Rodríguez; el de Secretario, Don  Rogelio Macias Molina y el de Tesorero Don Antonio Fernández del Moral.

SÉPTIMA:- La renovación de los cargos directivos, así como la designación de los Patronos que hayan de sustituir a los que toquen, se hará por designación del patronato, el cual queda facultado para ampliar el número de Patronos, si lo

OCTAVA:- El Patronato se reunirá en Junta siempre que lo convoque el Presidente o lo soliciten tres de los Vocales del mismo.

NOVENA:- La representación del Patronato a todos los efectos y ante toda clase de Organismos corresponderá al Presidente, que será sustituido por el Vocal de más edad, en caso de enfermedad, ausencia o imposibilidad temporal

El Patronato nombrará las personas que han de dirigir los Centros Enseñanza que cree, las cuales asumirá su dirección y las facultades de administración y gobierno bajo la autoridad del Patronato.

DECIMA:- Para instalar y sufragar los gastos que ocasione la puesta en marcha del plan benéfico-docente y social antes apuntado, cuenta con un capital fundacional de DOSCIENTAS MIL PESETAS, que aportan en este acto los fundadores, con subvenciones de distintas Entidades y con los donativos espontáneos de aquellas personas que quieren ayudar a la Institución, que se destinarán a la adquisición de los solares y comienzo de la construcción de los edificios necesarios para el cumplimiento de los fines.

UNDÉCIMA:- Quedan relevados los Patronos de la obligación de rendir cuentas al Protectorado del Gobierno, exceptuándose de ello las cantidades que reciba la Fundación del Estado, provincia y Municipio o de Organismos que de ellos  dependen, respecto a los cuales el Patronato tendrá la obligación de rendir las oportunas cuentas.

DUODÉCIMA:- El cumplimiento de los fines de la Fundación se encomienda a la buena fe y conciencia de los Patronos

DÉCIMO- TERCERA: - Si por cualquier causa fuese disuelto algún día la Fundación, incautada o intervenida cualquiera de sus actividades, todos los bienes muebles o inmuebles, en tanto la Institución no pueda disponer de ellos, pasarán al dominio de Instituciones benéficas de fines análogos, a elección del Arzobispo de Granada.

Quedan hechas las reservas y advertencias legales. Así lo otorgan los señores comparecientes a quienes leo íntegro este documento por renunciar al derecho que les advierto tienen de hacerlo por si y encontrándolo conforme, prestan su consentimiento, ratificándose en su contenido y firman conmigo.

Del conocimiento de los señores otorgantes y de lo demás contenido en este instrumento público, extendido en dos pliegos de la clase vigésima, números A. Dos millones setecientos setenta y dos mil doscientos setenta y seis, y este siguiente en orden,   yo el Notario, doy fe.- Rogelio Macías.- Ricardo Villa Real. Obdulio Jiménez.- Signado: Antonio Moscoso.- Rubricados.- Está el sello de la Notaría

Nota : En veinte y cinco del mismo mes libro primera copia para los otorgantes en dos pliegos clase 20a A. 2.272.292 293, de que doy fe.- Moscoso.- Rubricado.

ES  SEGUNDA  COPIA de su matriz que expido a instancia de los señores otorgantes en dos pliegos de clase veinte, A. cuatro millones ciento trece mil setecientos cuatro y el siguiente, que signo, firmo y rubrico en Granada a tres de Junio de mil novecientos sesenta y cuatro.- Doy fe. "

Lo anterior es confirmado por D. Rogelio con las siguientes palabras:

“...... Tenemos la clasificación como fundación benéfico-docente del 27 de Junio de 1964....”

Por ORDEN de 27 de junio de 1964, se clasifica como benéfico-docente a la Fundación "Institución Juan XXIII", como aparece en el B.O.E. de 11 Noviembre de 1964.

"ORDEN de 27 de junio de 1964 por la que se se clasifica como benéfico-docente la fundación "Institución Juan XXIII" de Granada. limo. Sr: Visto el expediente de que se hará mérito: y Resultando que en escritura otorgada en 20 de febrero de 1964, ante el notario del Ilustre Colegio de Granada don Antonio Moscoso y Avila, por don Obdulio Jiménez Olmedo, don Ricardo Villa Real Molina y don Rogelio Maclas Molina se procedió constituir una fundación para fines exclusivamente docentes de carácter benéfico,  con la denominación de «Institución Juan XXIII»."

El nombre de "Juan XXIII", lo explica D. Rogelio con estas palabras:

"......Sencillamente estamos en el año de 1900 a comienzos de 1964, y el buen Papa Juan XXIII murió el 3 de Junio de 1963, dejando una profunda huella en toda la Iglesia, no solamente por el inicio del Concilio Vaticano II, sino por sus escritos y encíclicas, verdaderamente admirables y que fueron para toda la Iglesia y para todos los hombres de este mundo como por ejemplo, la encíclica "PACEM IN TERRIS". En fin, le propuse a los patronos, que les parecía qué esta fundación, que esta institución llevase el nombre de Juan XXIII, todos lo recibieron verdaderamente muy complacidos...."

La citada orden en que se clasifica como benéfico-docente, termina diciendo:

"..........Este Ministerio a propuesta de la Sección de Fundaciones y de conformidad con el dictamen de la asesoría Jurídica acuerda:

1° Clasificar con carácter benéfico-docente la Fundación denominada "Institución Juan XXIII", domiciliada en Granada y constituida por don Obdulio Jiménez y otros señores más.

2° Que el Patronato sea confiado a las personas mencionadas en el cuerpo de este expediente, confiándose a la buena fe y conciencia del mismo la marcha de la Institución y quedando exento de rendir cuentas a este Protectorado, salvo de aquellas cantidades que reciba la Fundación del Estado, Provincia o Municipio u Organismos dependientes de estas Entidades públicas.

3° Que de este expediente se den cuantos traslados preceptúa el artículo 45 de la Instrucción del Ramo y uno más a la Dirección General del Estado, a los efectos de la exención del impuesto que grava los bienes de las personas jurídicas.

Lo digo a V.I. para su conocimiento y demás efectos .

Dios guarde a V.I. muchos años

Madrid, 27 de junio de 1964.

LORA TAMAYO

Ilmo. Sr. Subsecretario de este Departamento."

En el desarrollo del articulado de la ley de Construcción de edificios el artículo 2°, se refiere a los beneficios que se les otorga a estas entidades:

".......Artículo 2º. Realizada la declaración de interés social en la forma prevista en el artículo anterior, se concederán los siguientes beneficios a las entidades  o personas particulares que se propongan realizar construcciones e instalaciones para Centros docentes:

a) Facultad de expropiación forzosa de los terrenos necesarios para la construcción o instalación.

b) Reducción hasta un cincuenta por ciento de los impuestos.

c) Rebaja de los derechos de Aduanas en las importaciones de aquellos elementos de estudio e investigación necesarios para las instalaciones docentes.

d) Facultad de acogerse a los beneficios y hacer uso de las facilidades de crédito determinados en el artículo 21 de la ley sobre Construcciones escolares de 22 de diciembre de 1953.

e) Facultad de acogerse en su caso al régimen de préstamos establecido por decreto ley de 7 de julio de 1950 y sus disposiciones complementarias.

f) Disfrute por estas obras del carácter de preferentes a los efectos del suministro de materiales de construcción por parte de los Organismos competentes."

El decreto de 25 de marzo de 1955, reglamento de la ley de 15 de julio de 1954, hace mención a las acreditaciones y las condiciones de preferencia para obtener la declaración de interés social y las facilidades crediticias, así se expresa en los artículos 2° y 3° del mencionado decreto.

"Artículo 2a. Para solicitar la declaración de interes social, por los representantes legales de los Centros deberán acreditar:

a) Que las obras de nueva planta o en su caso las de reforma o ampliación del edificio o instalaciones en unas y otras reúnan los requisitos que establecen las normas legales y reglamentarias vigentes en orden a las condiciones pedagógicas, deportivas, sanitarias y asistencia del respectivo Centro docente.

b) Que la organización jurídica patrimonial y administrativa del Centro es adecuada y eficaz para la conveniente garantía del crédito.

c) Que en el orden docente, el Centro en funcionamiento o el que se proyecta satisfaga una necesidad real, bien de carácter general o bien de una localidad o zona o sector de la misma.

d) Que las instalaciones, en su caso impliquen una mejora desde el  punto de vista docente, recreativo o asistencial de los alumnos del Centro.

Artículo 3 °. Serán condiciones de preferencia para obtener la declaración de interés social y en particular, la prioridad en la  concesión de facilidades crediticias por las entidades oficiales a que se refiere la Ley de 15 de julio de 1954, las siguientes:

A) De carácter social: a) Que los Centros solicitantes hayan de ser emplazados o actúen en localidades o zonas que no dispongan de instituciones docentes del mismo grado o en barriadas de ciudades con extensa población obrera.

b) Que vengan aplicando o se comprometan aplicar un régimen de protección escolar superior al establecido en las leyes vigentes de protección escolar o de ordenación de los   distintos grados de  enseñanza.

B) De carácter pedagógico: a) Que cumplan o se comprometan a cumplir las orientaciones de perfeccionamiento técnico-pedagógico que se señalen por este Ministerio para los Centros en régimen de Patronato o para los de carácter experimental.

b) Que la organización de los Centros pueda calificarse de ejemplar por la calidad sus planes de estudio, sistema de clases prácticas y complementarias, métodos didácticos y originalidad y eficacia de sus iniciativas.

c) Que el resultado, en conjunto de las enseñanzas impartidas por el Centro se refleje una calificación media elevada en las pruebas de grado de los respectivos estudios.

d) Que el centro tenga o proyecte la fundación de Colegios Mayores o Menores o Residencias en régimen de internado, para sus propios alumnos.

e) Que destinen una parte importante de los beneficios económicos del Centro al mejoramiento pedagógico de este y a las tareas formativas de carácter circum o post-escolar."

Esta legislación fue el punto de partida para la creación del centro Juan XXIII   de la barriada del Zaidín, una barriada fundamentalmente obrera; que necesitaba una gran cantidad de puestos escolares para atender a 5.800 niños sin escuela.

Así lo expresaba el fundador de la Institución:

"...en ese momento existía para atender a la población, una legislación de protección a la actividad privada que quisiera colaborar con el Ministerio de Educación para fundar centros, era una petición de colaboración entre la actividad privada de tipo social no lucrativa...."

El centro Juan XXIII se ubicó en el otro margen del río  Monachil, pasado el puente, en una zona desprovista ya de viviendas.

Se solicitaron unos préstamos urgentes hasta que llegó la ayuda estatal. Con estos préstamos se compró el terreno donde iría el colegio y se iniciaron las obras de construcción.

"........lo que había era unos grandes campos, sembrados de trigo, campos de labranza."

Las obras de construcción del edificio fueron dirigidas y diseñadas por el arquitecto D. José María García de Paredes, arquitecto del Banco de Granada y del Auditorio de Música "Manuel de Falla". Se encargó el Proyecto en Febrero de 1964 y en Abril de 1964 se terminó.

"......Él hizo un proyecto prodigioso..........un proyecto totalmente original..."

El constructor del edificio fue D. Cándido Fernández Osorio-Calvache, que inició la obra el día 15 de Mayo, día de San Isidro Labrador .

".....comenzó la edificación del colegio, segando el trigo y regalándoselo a los labradores vecinos...."

Con el respaldo oficial, se tuvo que pedir un nuevo crédito hasta que la ayuda del Estado llegara, ayuda que no era a fondo perdido, al nuevo préstamo de  5.200.000 pts, que costó el colegio.

Se crearon dos secciones filiales, una de niños dependiente del Instituto "Padre Suárez",y otra de niñas dependiente del Instituto Ángel Ganivet.

El periódico Ideal se hacía eco de la noticia en su número del día 15 de septiembre de 1964, en su página 14:

"CREACIÓN DE SECCIONES FILIALES EN EL ZAIDÍN

Por el ministerio de Educación Nacional en orden inserta en B.O.E. del 12 se crean la sección filial n°2 masculina del Instituto "Padre Suarez" en la barriada del Zaidin cuya entidad colaboradora es la "Institución Juan XXIII". También se crea la sección filial n°1 femenina del Instituto "Ángel Ganivet" para la misma entidad colaboradora   «Institución Juan XXIII». "

El crecimiento.

El segundo centro que se construyó fue en el barrió de La Chana en el año 1966, en el Camino Viejo de Santa Fe, así lo relata D. Rogelio en otro momento de la entrevista:

"......cuando fuimos a La Chana hicimos lo mismo, buscamos una finca rústica que después fue declarada zona docente ..„...., y allí

El Instituto Nacional de la Vivienda hizo una previsión en la que no tuvo en cuenta las zonas destinadas a servicios. Es una de las circunstancias que permitieron que se realizara este último centro. Así no lo cuenta D. Rogelio en la entrevista:

"En Cartuja había un hermoso solar, el mejor de toda la urbanización del Polígono de la Cartuja. Dieciséis mil y pico metros, en el centro. en medio de las dos vías, la de Pulíanas  y la de Alfacar.

Había otros cuatro o cinco, que le dije al Alcalde de Granada, que lo comprase, para hacer colegios, pero claro. aquel colegio fue el único que se empezó urbanizando."

"Este Centro se lo dimos a otro arquitecto, para cambiar la fisonomía, a Ignacio Gárate Rojas, que le dio, otra estructura. Pues bien, este precisamente dijo, « como aquí no hay más que la luz de Granada y el sol", hizo unos grandes ventanales todos orientados al Sur." Como nosotros no vamos a tener calefacción, por ahora, es necesario que se oriente el Centro para que la luz y el calor del sol pudiese calentar los fríos inviernos de Granada ». Así están orientados para que desde que sale el sol hasta que se pone, toda la fachada está soleada.

En el 68 empezamos los trámites para Cartuja, aquello tardó un poco más de tiempo, no por dificultades de ayuntamiento, porque eso se soluciona, sino porque toda tramitación a instancias, sobre todo, oficiales, era así. Había que hacer,  pues, un edificio dotado de patio de una serie de requisitos, de urbanización..."

"Este Centro comenzó a funcionar con una capacidad de para 1.200 niños."

Nuestro fundador

Semblanza de Don Rogelio Macías Molina

 
 D. Rogelio Macías Molina ( 1921 – 2009 ) 
Sacerdote Fundador de la Institución Juan XXIII
 
"Mamá no estés triste, seguro que Don Rogelio estará haciendo colegios en el Cielo" Sara, 6 años.
 
EN EL BUEN SENTIDO DE LA PALABRA, BUENO
 
Paseando por el barrio del Zaidín, allá por los años sesenta, me encuentro con tantos niños apedreando perros, que sentí la necesidad urgente de hacer algo por ellos. Me pedían alguna moneda, pero me acordé de un proverbio chino que dice, que si das un pez a un hombre, podrá comer un día, pero si le enseñas  a pescar, lo podrá hacer siempre”. Con estas palabras, Don Rogelio Macías, nos recordaba su primer contacto con el Zaidín. Y desde aquel día, no pudo cerrar los ojos a una realidad que le dolía. Tenía que transmitir a aquellos niños una esperanza, y no tuvo miedo. Salvando todas las dificultades, puso sus inquietudes en las manos de Dios, quien él sabia ciertamente, nunca abandona.
Educar. Enseñar. Esa fue la idea con la que soñó, al encontrarse con aquellos jóvenes, que pasaban sus días en la calle, sin más salida que la marginación, en unos años difíciles para todos. Desde entonces, se entregó en cuerpo y alma a una labor ingente y altruista. Sin medios económicos ningunos, “mi hermano me prestó 100.000 pesetas”, solía comentar, se rodeó de un grupo de buena gente que, de manera generosa, arrimó el hombro para sacar adelante el sueño de D. Rogelio: que todos los niños del Zaidín tuvieran acceso a la educación. Una educación que les permitiera abrirse camino en la vida. Una educación, que no se limitara a recibir nociones e informaciones, sino que también les ayudara a responder a preguntas sobre la verdad, sobre la verdad que pudiera guiar sus vidas. Quería una formación integral para los jóvenes, un desarrollo y perfeccionamiento de sus facultades intelectuales y morales.
Y de esta ardiente inquietud, nació el primer centro educativo. El Centro Docente Juan XXIII – Zaidín abre sus puertas en septiembre de 1964, aún sin terminar de construir. Pero su deseo no se quedó en el Zaidín  y, como si generosidad llamará a generosidad, lo llevó a la Chana y a Cartuja; niños también necesitados de una escuela, que encontraron en D. Rogelio, su más firme valedor. En estos casi cincuenta años, han recibido una formación integral como personas. Muchos padres confiaron y siguen confiando la educación de sus hijos a los Centros fundados por D. Rogelio. No sólo jóvenes de estos barrios, también niños de todos los pueblos vecinos, que configuran el cinturón geográfico de Granada, se han educado en ellos.  Una educación y una enseñanza, que les ha permitido realizar un trabajo, con el que dignamente vivir. Y así, no hay lugar, sea el que sea, donde no encontremos algún trabajador, que no haya sido antiguo alumno de “Juan XXIII”.
Su generosidad inconmensurable, se ha visto recompensada por la felicidad que veíamos en su rostro cada vez que, por realizarse alguna actividad o, simplemente, porque pasaba por los Colegios, se interesaba por cada uno de los niños que encontraba por los pasillos. Su mayor regalo fue la satisfacción de haber mejorado la vida de tantas generaciones de jóvenes, a los que entregó todos sus desvelos. Por ellos viven Juan XXIII  Zaidín,  La Chana y Cartuja, la obra más desinteresada de un hombre bueno. Con la humildad y la sencillez que siempre le caracterizó, nunca se vanaglorió de haber sido instrumento del Señor, en la realización de este proyecto humano y evangélico.

Centro Concertado Juan XXIII Cartuja - Granada

© Copyright 2013 - Diseño y Programación Web